Un poco de historia

Sonidos Para La Vida inició su trabajo hace muchos años, sin embargo lo hizo de manera no oficial. Me refiero a que todo comenzó con una agrupación musical de Antigua Guatemala que se llama Orquestina Mercedaria.

Este grupo se dedicó siempre a recibir niños y niñas de cualquier condición y procedencia y su objetivo era llenar de música sus vidas. Fue así como dos de esos niños, al crecer, se convirtieron en los profesores de dicha “Orquestina” y, junto con su crecimiento artístico, también creció su manera de ver la música para la vida de los niños y las niñas. Y fue así como, poco a poco, comenzó a crecer en ellos la intención de llevar esa idea y muchos más niños que tuvieran esa necesidad.

Con el paso del tiempo, esa simple idea fue tomando forma y, con la gran ayuda de David Wish y Little Kids Rock, se dio forma legal a Sonidos Para La Vida, organización que, como ya hemos explicado, se dedica a llevar la alegría de la música a niños, niñas y jóvenes de escuelas públicas y de distintas comunidades, para que tengan la oportunidad de tener un desarrollo más integral en sus vidas.